APFP
por uno estatuto proprio para prisiones

Un recluso de máxima peligrosidad ataca a un funcionario de la prisión de León

|
215

Un interno de máxima peligrosidad de Villahierro agredió ayer a un funcionario del establecimiento, que tuvo que ser trasladado al Hospital.

Los hechos ocurrieron a la hora del reparto del desayuno, según denuncia la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones. El interno de la celda 31, clasificado en artículo 91.2 de máxima peligrosidad, se disponía a recibir el reparto del racionado.

En ese momento el interno dijo a uno de los funcionarios, “Hoy te voy a matar hijo de puta” y le escupió en la cara. Al proceder al traslado de celda, el interno por la agresividad que manifestaba, se produjo un ataque con golpes, patadas, arañazos e incluso un intento de asfixiar a uno de los funcionarios que resultó contusionado en cuello pecho y cara.

El funcionario agredido, tuvo que ser atendido en la enfermería del centro para realizarle unas primeras curas y posteriormente fue a urgencias del Hospital de León. El resto del incidente se resolvió gracias a la profesionalidad de los funcionarios que trabajaban en el departamento.

“Desde APFP alertamos de la falta de personal que vienen arrastrando los centros penitenciarios de Castilla y León, al igual que en el resto de España, situación que no se va a ver mejorada a corto plazo, ante las plazas ofertadas, pues son más los funcionarios que se jubilan o pasan a segunda actividad que la oferta de empleo y en muchos casos hay que recordar a la Administración que muchas de las prisiones de España tienen módulos cerrados o están semiabiertas por la falta de personal”, explica una nota de prensa.

“También queremos recordar la escasez de médicos en los centros penitenciarios, que obliga a los enfermeros a tomar decisiones para las que no están preparados, dejando la asistencia sanitaria penitenciaria en manos de la video llamada, como medida alternativa a la falta de médicos, situación que no resuelve los problemas reales sino es más bien un parche más, de la Administración Penitenciaria”.

La APFP denuncia que la demanda “es de más de 3.500 plazas de funcionarios de prisiones para toda España inferior a la oferta pública y que concretamente en el centro penitenciario de León hay un déficit de 82 plazas debido sobre todo a la elevada edad de los funcionarios más de 55 años y a la gran cantidad de jubilaciones que se han producido en los últimos años”.

“A todo esto hay que añadir concursos de trasladados donde no se han convocado las suficientes plazas para cubrir estas vacantes, provocando que los funcionarios estén a cientos de kilómetros de sus lugares de residencia y que tengan que trabajar «por dos» para hacer la labor de otros compañeros que se han ido jubilando o pasando a segunda actividad, dice el sindicato.

“Se está produciendo un aumento de las agresiones en los centros penitenciarios debido a dos motivos: la falta de autoridad y la falta de personal. Estas agresiones se podrían minorar con la reposición de personal a través de una oferta de empleo público suficiente”, reseña el colectivo. “Además reivindicamos el reconocimiento de agente de la autoridad a los trabajadores penitenciarios, para que las agresiones no se queden en una simple multa. Reclamamos la necesidad de disponer de medios materiales del siglo XXI como la pistola táser, así como una formación adecuada en defensa personal para minimizar las actuaciones con los internos”.

Es por ello necesario “realizar un llamamiento a la Administración para que tome las medidas oportunas. Solicitamos más medidas de seguridad y medios materiales que protejan nuestra integridad física en estos momentos tan delicados que sufrimos, con una formación inadecuada en incidentes violentos y sin el número de personal, en la mayoría de ocasiones suficiente, para su intervención”, dicen los profesionales.

El colectivo “arriesga sus vidas a diario para salvaguardar la de los internos/as, careciendo de los medios necesarios, con una formación insuficiente para actuar y una escasa cantidad de efectivos para afrontar estas situaciones en la que la vida y la muerte se resuelven en breves minutos”.

Se recuerda que hace pocos días los funcionarios del Centro Penitenciario de León salvaron la vida de un interno que había prendido un colchón de su celda para suicidarse, “pero eso no sale en la prensa, ni en ningún medio de comunicación, los funcionarios que acudieron a sofocar el fuego se jugaron la vida para salvar la del interno”.

Desde APFP León “queremos denunciar una vez más la falta de medios, de formación y la escasez de personal en el centro penitenciario, así como la falta de empatía por parte de Instituciones Penitenciarias ante las promesas incumplidas, algunas de las cuales son una revisión salarial así como la condición de agentes de la autoridad y valorar la gran profesionalidad de los funcionarios de prisiones, que en muchas ocasiones salvan vidas, apagan fuegos y se juegan la vida por llevar a cabo el mandato constitucional de reeducación y reinserción”.

close

Hola 👋
Gracias por visitar la
web de APFP.

Regístrate para recibir contenido sobre prisiones.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Puedes valorar esta noticia, utilizando estas estrellas:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...