APFP
por uno estatuto proprio para prisiones

Dos funcionarios de la cárcel de Melilla, suspendidos de empleo y sueldo 5 meses por la fuga de un preso

|
323

Dos funcionarios de la cárcel de Melilla han sido suspendidos de empleo y sueldo durante cinco meses por la fuga de un preso. Según la Asociación Profesional de Funcionarios (APFP), el castigo les cae pese a que ambos trabajadores se percataron y avisaron en 10 minutos al jefe de Servicio y éste al mando de Inicidencias y a la Policía.

El día de la fuga, los funcionarios sancionados subieron a la azotea de la cárcel a buscar al preso fugado, creyendo que éste había ido a buscar un lanzamiento de droga, cuando notaron que el director de la prisión, Francisco Rebollo, había suprimido el servicio de Torre por lo que el preso había aprovechado una red metálica para caminar por encima del patio de la cárcel.

Según APFP, la instalación de la red metálica sobre el patio de la cárcel hizo peligrar los muros de la prisión por la tensión que provocó por lo que se colocaron unas vigas en las paredes de la prisión. El preso fugado aprovechó esas vigas como tobogán y llegó a una garita que estaba desocupada por la indisposición del guardia de seguridad que debía cubrir ese puesto.

Ese día de la fuga coincidió con que encima de la garita, la red tenía un agujero que había hecho la Administración para instalar una capa impermeable en el techo y ese agujero holgado fue el que utilizó el preso para salir a la calle.

De esta forma, en apenas diez minutos se fugó de la prisión. Fue hallado 24 horas después en La Cañada, en la casa familiar, donde su madre, al parecer, se encontraba enferma.

El sindicato reprocha a la Dirección de la cárcel que no haya aportado la grabación de las cámaras de seguridad de la Torre para comprobar cómo ocurrió “tan vertiginosa fuga”.

Una vez informados de que serían sancionados, los funcionarios interpusieron un recurso de reposición y el director de la cárcel, Francisco Rebollo, prometió ayudarlos, pero, según el sindicato, se mantuvo apegado “a su inoperancia y absoluto desprecio” a los funcionarios de la cárcel de Melilla.

Desde el sindicato se preguntan por qué Instituciones Penitenciarias no le ha exigido responsabilidades al director de la prisión ya que está fuga se produjo, según el sindicato, porque las concertinas estaban rotas desde hacía tiempo y aunque la Dirección fue informada del desperfecto, no puso una solución sobre la mesa.

“Se han ensañado con los dos funcionarios cuando ellos hicieron correctamente su trabajo pudiendo haberse evitado la fuga si hubiera estado el alambrado reparado. Los únicos responsables de esta fuga son el director y el subdirector de Seguridad y han salido de rositas de esta situación”, denuncian APFP.

La fuga del 15 de diciembre de 2020

Los hechos se remontan al 15 de diciembre de 2020, cuando sobre las 18:00 horas, el interno Bilal El Momouni se fugó del módulo de presos preventivos de la cárcel de Melilla, escalando a través de la pared del patio, apoyándose para ello en ventanas y techados hasta alcanzar las terrazas y de allí el perímetro, por donde consiguió escapar, según consta en la documentación oficial a la que ha tenido acceso El Faro.

A los funcionarios les abrieron formalmente un expediente el 23 de diciembre de 2020 por “no detectar” la huida del preso a pesar de que ambos estaban  circulando por el patio de la cárcel en el momento en que el interno estaba colgado de la pared, supuestamente “de forma visible”.

El expediente se resolvió el 29 de noviembre de 2021, considerando a los dos funcionarios como “responsables de una falta grave” por la que les pedían siete meses de suspensión de empleo y sueldo, lo que habría acarreado la pérdida del destino en Melilla, algo que ambos les pareció desproporcionado. (Finalmente, la sanción se ha quedado en cinco meses de empleo y sueldo).

El expediente sancionador insiste en que los funcionarios no se percataron de la fuga pese a que los internos que estaban en el patio miraban hacia arriba, observando cómo se fugaba Bilal El Momouni.

El preso permaneció suspendido un tiempo, encaramado un rato en la pared, tratando de acceder a la terraza, porque él mismo confesó luego que se había quedado enganchado.

El expediente asegura que los funcionarios, pasan por delante del preso y no lo ven.

Cronología, según la versión oficial:

18:09:26: El interno Bilal Al Momouni comienza la escalada y todos los demás internos del patio observan la progresión del mismo. El patio se encuentra sin vigilancia.

18:09:41: Sale el primer funcionario al patio y a las 18:09:48 sale el segundo funcionario. Ambos se dirigen hacia las duchas. Los dos pasan frente a Bilal El Momouni encaramado en la pared mientras el resto de internos observan cómo progresa el evadido. Los funcionarios no se percatan de lo que está ocurriendo.

18:10:06: Los internos que estaban en el banco cerca de donde Bilal comenzó a escalar cruzan el patio para poder observar mejor lo que hace su compañero.

18:10:17. Los funcionarios se dirigen a varios internos desde la puerta de duchas.

18:10:35: Los funcionarios emprenden el regreso de las dichas del patio y vuelven a pasar delante del interno que en ese momento todavía está encaramado a la pared.

close

Hola 👋
Gracias por visitar la
web de APFP.

Regístrate para recibir contenido sobre prisiones.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Puedes valorar esta noticia, utilizando estas estrellas:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...