APFP
por uno estatuto proprio para prisiones

Detenida la subdirectora de la cárcel de Villena por simular su agresión

|
153

EXIGIMOS RESPETO A NUESTRA PROFESIÓN

¡¡NO SOMOS MAFIOSOS, NO SOMOS MALTRATADORES!!

En defensa de la profesionalidad de los funcionari@s de prisiones y, en especial, de la prisión de Alicante II -Villena-

Como bien dice el refranero español con la expresión “Tapar el Sol con un dedo”, es lo que se ha pretendido desde hace meses la Secretaria General de Instituciones Penitencirias (SGIIPP) en una campaña irresponsable, interesada y de abosoluto desprecio contra la profesionalidad de los 24.000 trabajadores penitenciarios, con la única intención de intentar tapar la incapacidad de gestionar el Sr. Ortiz las Instituciones Penitenciarias.

Ayer la luz del sol brillo con más fuerza tras la detención de la subdirectora de la cárcel de Villena por fingir que había sido agredida por encapuchados, tras declarar en el juzgado de Villena acusada de los delitos de denuncia falsa y simulación de delito consecuencia de la investigación realizada por la guardia civil.

Utilizada e instrumentalizada la supuesta agresión desde la SGIIPP se realizó por primera vez en la historia de prisisiones un llamamiento unilateral de protesta, sin contar con las organizaciones sindicales, con la única intención de dividir y dejar en mal lugar una vez más a nuestro colectivo. Tanto el Sr. Ángel Luis Ortiz, como el ministro del Interior, Fernando Grande- Marlaska, mostraron su apoyo y encabezaban una concentración de repulsa por los hechos denunciados a las puertas de la prisión de Villena en la que participó la funcionaria ahora arrestada. Incluiso el Sr. Grande-Marlaska la llegó a calificar de “una verdadera funcionaria”. El secretario general de Prisiones afirmó entonces que “cualquier comportamiento irregular tendrá una respuesta tan justa como contundente”.

Desde la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) queremos dejar constancia a la opinión pública nuestro apoyo «sin fisuras» a la labor de los funcionari@s de Alicante II -Villena-. Exigimos respeto a nuestra profesión, a nuestra dignidad y relevancia en la toma de decisiones, pues a pesar del desconocimiento de nuestra labor para una parte de la sociedad, somos servicios esenciales que trabajamos con y para en beneficio de los reclusos. No podemos seguir siendo el disparadero, blanco último de sus acusaciones, directas o veladas desde una Administración que no nos quiere.

Como consecuencia de una irresponsable e interesada campaña contra nuestro colectivo, queremos remarcar que nuestra actuación profesional se enmarca sin ninguna fisura dentro legalidad, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos de las personas privadas de libertad y de los derechos humanos.

Los funcionari@s de prisiones cumplimos nuestra misión de afrontar situaciones de alta conflictividad y, de grave riesgo para nuestra vida, con la profesionalidad que nos ha caracterizado siempre, basada en los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad, y en defensa del orden y la seguridad en el interior de los recintos penitenciarios. Sin nuestra actuación la convivencia pacífica en el interior de los Estalecimientos Penitenciarios sería imposoible. El ruido mediático con titulares como Agresión mafiosa a la subdirectora de la cárcel de Villena la víspera de su declaración contra tres funcionarios que maltrataron a un internono puede poner en duda la encomiable labor de tod@s los que mantenemos el sistema de penitenciario. La buena praxis, la implicación y el esfuerzo personal y colectivo supera la escasez de personal, y no puede ser puesta en tela de juicio desde el desconocimiento y la parcialidad.

A la espera de que se aclaren policial y judicialmente los hechos ocurridos en el día de ayer, de momento, la agresión sufrida por la subdirectora de Seguridad de la prisión de Villena es una farsa más que nos retrotrae a otros tiempos de las cloacas del Estado, amparada y, al parecer, según todos los indicios en una Inspección Penitenciaria donde no se respeta los derechos y los principios de legalidad en sus actuaciones con los trabajadores penitenciarios.

Sólo un ejemplo esclarecedor, en relación con los hechos ocurridos en Villena, para darnos cuenta del funcionamiento de su responsable Sr. Jose Maria Perez Peña, subdirector general de análisis e inspección de la SGIIPP. Tras el incidente regimental el pasado mes de agosto en por un interno en el módulo de asilamiento de Villena y motivo de expediente disciplianrio contra 3 funcionarios del centro, el interno es trasladado al centro penitencirio de Estremera (Madrid

VII) donde es ingresado y destinado a la Enfermería del Centro. Tras hacerse eco los medios de comunicación del incidente regimental a través de la divulgación del video de las camaras de seguridad del centro de Villena, dos inspectores de la SGIIPP se trasladan a la prisión de Estremera para entrevistarse con el referido interno. A los efectos de tomar declaración al interno la entrevista se lleva a cabo en el departamento de Ingresos del centro, en un cuarto habilitado al efecto, donde los dos inspectores ordenan quedarse solos con él (entendemos que para evitar posibles filtraciones de sus declaraciones de vital transcendencia pública en ese momento), todo ello a pesar de peligrosidad extrema del interno clasificado en primer grado, artículo 91.3 RP (habitualmente, los presos clasificados en 1º grado, son los que han sido condenados por delitos muy graves, están clasificados como F.I.E.S. -Fichero de Internos de Especial Seguimiento- o han acometido alguna alteración, altercado o agresión y demás clasificaciones catalogadas como Muy Graves dentro de prisión). En un momento dado (parece ser que ante la insistencia de las preguntas a las cuales se niega a declarar) sale corriendo de la habitación uno de los inspectores pidiendo auxilio a los funcionarios del departamento, ante la violenta reacción del interno y la imposibilidad de ser controlado por los inspectores. En este percance el interno ingiere un bote de “hidrogel” que se encontraba encima de la mesa del escritorio teniendo que ser trasladado de urgencia al Hospital Gregorio Marañon de Madrid, donde el interno solicita el “alta voluntaria” y regresa al centro. Tras el lamentable y grave incidente, y aquí viene lo gravedad de los hechos, desde la Direccción del Centro (amigo personal del Sr. Perez Peña) así como desde la subdireccion de seguridad de Estremera se coacciona a los funcionarios presentes en el incidente a los efectos de impedirles su obligación profesional y reglamentaria de dar parte sobre los hechos ocurridos, informándoles de que en caso de que transcendiera a la opinion pública o de el mismo quedara reflejado en documento oficial (libro de incidencias o parte de hechos) sería motivo de expediente disciplinario contra sus personas por su negligencia profesional y falta grave en la vigilancia y custoria del interno.

Es intolerable que en los tiempos actuales estemos viviendo bajo el llugo del terror de una inspección penitenciaria inquisitorial para con sus trabajadores y sus organizaciones sindicales, si bien, con la permisividad, connivencia e impunidad para con sus mandos.

Recordamos, que semanas después, este preso hirió en el cuello con un objeto cortante a un funcionario de la cárcel de Cuenca donde había sido recluido tras ser detenido de nuevo por la comisión de un presunto delito tras haber quedado en libertad.

Desde APFP venimos a denunciar la forma de actuar la Secretaria General de Prisiones, si bien, esperamos que la misma afirmación que realizó el Sr. Ortiz en la concentración de repulsa por la farsa agresión -“cualquier comportamiento irregular tendrá una respuesta tan justa como contundente– la ponga en efecto cuando sus reponsables son mandos e inspectores.

Recordamos que en el incidente de Villena, objeto de esta lamentable situación, hay indicios racionales bastantes para sospechar que las publicaciones en distintos medios de comunicación está redactado a partir de la información y la documentación obrante en el expediente que desde la SUBDIRECCIÓN GENERAL DE ANÁLISIS E INSPECCIÓN, y que desde APFP denunciamos ante el Ministro del Interior y pusimos en conocimiento de la Fiscalia. Es lógico, por tanto, sospechar que personal de Instituciones Penitenciarias con autorización de acceso al expediente ha filtado la información y el video de seguridad del centro, más si tenemos en cuenta que las actuaciones estaban exclusivamente en poder de la administracion penitenciaria al no haber sido motivo de traslado a otros órganos para continuar su fase de instrucción e investigación. Además, en la descripción de los hechos más significativo resulta aún curioso el entrecomillado que, como sabemos, significa transcripción literal.

Desde APFP instamos a la autoridades que se aclare esta farsa de agresión y todo lo relacioando con elincidente regimental hasta las últimas consecuencias penales y administrativas que ha dañado de forma irreparable la imagen y la profesionalidad de los funcionarios penitenciarios.

Asimismo, desde APFP pedimos un “pacto de estado” con todos interlocutores políticos para poner fin a esta dramática situación que son las agresiones contra personal penitenciario. Cada vez que se produce una agresión hay un sufrimiento indescriptible en nuestras familias que traspasa el umbral de lo humnamente tolerable a pesar de ser una profesión de alto riesgo pero con nulas medidas preventivas. La administración penitenciaria, el ministerio del interior y el parlamento deben dotar y poner a disposición de estos trabajadores de todos los medios legales y materiales para garantizar su principio de autoridad como unica solución para que impere la seguridad, la convivencia y el respeto entre los miles de internos a su cargo.

La actual Administración Penitenciaria está demostrando, una vez más, el absoluto desprecio a todo el colectivo. Acontecimientos, actuaciones y falta de decisiones políticas del tipo de los mencionados ha dejado en evidencia que se ha llegado a un punto de no retorno en el que los profesionales penitenciarios han perdido la total la confianza en los actuales responsables penitenciarios, y que ha dejado seriamente damnificada la profesionalidad de sus trabajadores.

Por eso pensamos que es necesario que se produzca un relevo de todo el equipo que integra la Subdirección General de Análisis e Inspección, a cuyo frente se encuentra don José María Pérez Peña, ante la inacción frente a este tipo de episodios, así como los reponsables de los equipos directivos de las prisiones de Alicante II (Villena), Madrid VII (Estremera) y de cualquier personal que se viera comprometido en estas situaciones.

Todo ello, APFP en el día de hoy ha solicitado por escrito al Presidente del Gobierno su intervención pidiendo el cese y destitución del Sr. Ministro del Interior asi como el nombramiento de un nuevo equipo directivo al frente de la Secretaria General de Prisiones en un tiempo razonable, que afronte una nueva etapa en condiciones de ofrecer soluciones eficaces y de mayor transparencia, dignificando la excelente labor profesional de la que siempre han sido ejemplo sus trabajadores.

En Madrid a 18 de noviembre de 2021 Presidente Nacional APFP Francisco Javier López

PD

Esta organización sindical se personará como acusación particular en todas las actuaciones judiciales que se lleven a cabo consecuancia de la denuncia y simulación de delito por la subdirectora de seguridad de Villena a los efectos de que se depuren todas las responsbilidades.

close

Hola 👋
Gracias por visitar la
web de APFP.

Regístrate para recibir contenido sobre prisiones.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Puedes valorar esta noticia, utilizando estas estrellas:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...